sábado, 29 de septiembre de 2007

ACTITUD CURATIVA

A proposito de la Justicia Restaurativa en Colombia:

Tomemos una actitud CURATIVA


Nunca el Planeta Tierra estuvo tan necesitado de curación como en este momento que vivimos. La actitud curativa es necesaria cuando comenzamos a despertar a todo lo que creamos en el pasado de modo inconsiente. Partes de nuestra conciencia pueden ser curadas a cada instante y esa curación se procesa con mayor intensidad cuando reconoces que, en el nivel del Alma, contamos con todo el potencial de curación que necesitamos. Podemos curarnos a nosotros mismos y al Planeta cuando nos liberemos de toda la negatividad e ignorancia, y elegimos canalizar nuestro potencial creativo para recibir e irrediar el amor que viene del Alma.


Toma Una Actitud TRANSPARENTE

La transparencia del aire nos conecta a todo lo que respira. La fuerza cristalina de la transparencia nos libera de miedos e inseguridades cuando escogemos expresar lo mejor de nosotros mismos. Cuando eso sucede, nuestro cuerpo y nuestra personalidad se transforman en receptores y trasmisores de la luz que viene del Alma. Cuando tomamos una actitud transparente, todo se torna visible y libre de engaño.


Toma una actitud RECEPTIVA

La actitud receptiva nos coloca en contacto directo con las cualidades femeninas de nuestra polaridad interna. La receptividad nos lleva a escuchar más y a nutrir silenciosamente a las personas, las situaciones, en fin, todo tipo de acontecimiento objetivo o subjetivo. La actitud receptiva recibe, acoge, absorbe lo que sucede a nuestro alrededor, en perfecto relajamiento. Cuando es necesitamos actuar con receptividad, es hora de seguir, mucho más que de tomar la delantera. En la receptividad creamos un espacio de claridad interior en el cual nuestra conciencia se expande y revela lo que tenemos para aprender.


Toma una actitud SENSIBLE

La actitud sensible nos posiciona delicadamente en el momento presente y nos hace consciencia de las acciones y de los sentimientos de las otras personas con todos sus matices e implicaciones. Esa sensibilidad, cuando está conectada con el Alma, se eleva a una dimensión más amplia, de donde podemos descorrer fácilmente lo que puede estar sucediendo de relevante para el momento presente. La actitud sensible, por lo tanto, nos capacita para prestar atención al eterno presente y resolver conflictos entre lo que nos remite al pasado y lo que nos lanza al futuro. Ser sensible es estar atento a la delicada tela etérea que nos une a todo y a todos, a través de los pensamientos y sentimientos que emitimos.


Tomemos una actitud ENTUSIASTA

Cuando el fuego del entusiamo se enciende, pasamos a tener un interés vivo por todo lo que queremos realizar. El ardor de querer hacer lo mejor de nosostros mismos se une a una alegría sin pretenciones y ligera, y sabemos persistir, aún cuando emergen dificultades. La actitud entusiasta nos vitaliza con un fuego creador y divino, y la energía está siempre presente para apoyarnos. El resultado es una perfecta entrega a nuestra Esencia Divina.


Toma una actitud PATERNAL

Cualquier persona que tome una actitud paternal irradiará energía y vitalidad. No faltará amor por la acción que vitaliza y ancla aquello que fue vizualizado. La energìa del "padre" dentro de nosostros inspira la vivacidad y hace consciencia el valor de saber usar amorosamente la voluntad para estimular la verdadera creatividad.


Toma una actitud de ALEGRIA


La alegrìa y la ligereza son compañeras inseparables. No se puede tomar una actitud alegre y, al mismo tiempo, sentir el peso de la crìtica, de la envidia, de la sospecha, de los celos, en fin ,de todas las formas negativas y pesadas de sentir . La alegria invita a la risa y la risa es buena para el corazòn, para el aparato digestivo, para el fortalecimiento de los mùsculos y para activar todas las funciones creativas del cerebro. Cuando elegimos el camino de la alegrìa, todas nuestras actitudes ganan un brillo especial.


Toma una actitud PURA



Todo acciòn realizada con un sentimiento de entereza en el corazòn es orgànicamente pura . Para tomar una actitud pura es necesario notar que sòlo cuando elegimos ir màs allà del conflicto, del miedo y de la ilusiòn,estamos dicièndole sì a un proceso de purificaciòn ìntima y descontaminando el medio ambiente de nuestras conciencias. Somos esencialmente puros siempre que nuestros pensamientos, emociones y actos estèn en sintonìa con la visiòn mayor de nuestra Alma.

Toma una actitud DIPLOMATICA


Es posible que una situaciòn delicada estè pidiendo una actitud diplomàtica. Eso implica suavidad y tacto para evitar roces e irritabilidad. El gesto preciso y gentil, la palabra correcta, pueden aliviar situaciones de estrès en el ambiente e que vivimos o en el intrior de nuestras conciencias.

Toma una actitud PARTICIPATIVA


Cuando una luz del Alma comienza a irradiarse en nuestra vida, sentimos un gran impulso para participar en la transformaciòn y en la curaciòn planetaria, porque sabemos que no podemos jamàs poder estar aislados o separados de nuestros hermanos y hermanas humanos y de toda la Naturaleza. La actitud participativa nos estimula a compartir con el "todo mayor" el significado ùnico de nuestra singularidad, adicionando valor y calidad de conciencia al medio en que vivimos.

Toma una actitud DECIDIDA


La actitud decidida nos invita a abandonar la condición pasiva de quedarse sólo "deseando", dándonos un impulso para la acción. El deseo puede ser pasivo y nos separa de lo que queremos crear. La voluntad es lo que nos impulsa a actuar y a escoger una única alternativa, dejando momentáneamente de lado todas las otras. De ese modo, posibilitamos que la energía vuelva a fluir. Ensayar conscientemente un acto de voluntad es dar expresión a la capacidad de autodeterminación que llevamos en el Alma. Tal vez éste sea un momento para dejar de ser pasivo y tomar una decisión importante.

Toma una actitud ALTERNATIVA


Cuando permanecemos mucho tiempo atados a nuestros condicionamientos,o cuando nos permitimos limitarnos por creencias que ya quedaron en el pasado, es el momento en el que hemos de tomar una actitud alternativa. Esa actitud permite que busquemos nuevas perpestivas y posibilidades que antes no vislumbràmos. Tomar una actitud alternativa significa que podemos ejercer nuestro poder de elecciòn libremente, sin imposiciones de creencias limitadas, pues nos damos cuenta de la variedad y diversidad de elecciones que la vida nos ofrece.

Toma una actitud MADURA


¿Cuáles son los talentos y las habilidades que has desarrollado naturalmente en tu vida? Reconocer y afirmar positivamente el valor de tus capacidades estimula la manifestaciòn de actitudes maduras. La madurez se torna orgánica cuando estamos dispuestos a reconocer los procesos de crecimiento vividos y decidimos aplicarlos para crear recursos y situaciones en los cuales todos son estimulados a crecer naturalmente.


Toma una actitud IMPECABLE


Es muy comùn que nos sintamos culpables por experiencias negativas del pasado, vividas sin la percepciòn amorosa que nos gustarìa haber tenido entonces. Cuando estamos dispuestos a perdonar, el Alma nos concede el don de poder admitir nuestra impecabilidad. La actitud impecable nos invita a ser y actuar segùn la percepciòn màs elevada que tenemos de nosotros mismos y de los otros, màs àlla de las apariencias y de las limitaciones del ego. EL eterno presente es el ùnico tiempo y lugar donde podremos sentirnos libres de culpa y dar un paso adelante en cualquier situaciòn nueva, de modo impecable.


Toma una actitud EFICAZ


Ha llegado el momento de obtener el resultado necesario. La eficacia está siempre presente cuando estamos listos para seguir el propósito mayor de nuestra vida. Cuando la dirección es clara, la acción se hace ordenada y decisiva, conduciéndonos a la ejecución de la tarea que tenemos frente a nosotros con los mejores resultados. La eficacia de los que saben liderar está en la constante capacidad de amar lo que hacen.


Toma una actitud COOPERATIVA


Donde hay cooperación no existen dispuestas de poder. La actitud cooperativa es aquella que pone énfais en los puntos de convergencia dentro de un grupo o en una que tiene para dar, nuestro poder personal se transforma en servicio para el bien de todos a nuestro alrededor. La Naturaleza nos da la más bella lección de lo que realmente significa cooperar.


Toma una actitud AMOROSA


El amor es la motivación más esencial en todo lo que realizamos. Lo que nos motiva puede ser un intenso y ardiente deseo de amar y ser amado, una expresión consciente de amor fraterno y amistoso o un amor abarcante e incondicional que podemos permitir que fluya a través de nosotros hacia todo y todos.
La actitud amorosa es curativa y transformadora de cualquier obstáculo en el camino de la autorrealización.

(Tomado del Boletin de Telecentros)

No hay comentarios: