viernes, 4 de mayo de 2012


Después de mi incapacidad, retomo mi Blog: con esta nota de Vanguardia.com

Un preocupante realidad: como se que much@s padres, de familia leen, les cuelgo esta, para que estemos alertas con nuestros hij@s, no importa las épocas hayan cambiado, pero los valores y principios no podemos dejarlos escapar y que nuestras nuevas generaciones sigan con sus ideas equivocadas, por el medio, por la moda, por las nuevas actitudes que no les dejará nada bueno en estas irresponsables maneras de vivir en la actualidad, tendremos que revisar como padres y socializar con los planteles donde los hemos llevado a educar, como con los otros padres de familia de sus amig@s para que aunemos esfuerzos y sensibilicemos un cambio de actitud.



Padres de familia, ¿qué pasa?

Autor: Eduardo Muñoz Serpa
Columnista: Eduardo Muñoz Serpa
¿Sabe usted que niñas adolescentes de 12, 13 y 14 años de estratos sociales y económicos medios y altos creen que si se hacen masajes en pómulos y frente con semen de sus novios, combaten eficazmente el acné y por eso llevan a cabo tal práctica? ¿Y qué porcentaje de tales muchachitos tienen enfermedades sexuales?

¿Sabe usted que en todas las universidades y en numerosos colegios hay profuso microtráfico de drogas estupefacientes que son expendidas por estudiantes de tales instituciones educativas reclutados por las redes de mafiosos que controlan dicho mercado? ¿Y que un considerable número de estudiantes asiste a clases bajo los efectos de tales sustancias, compra sus dosis en pasillos, aulas, zonas verdes y baños de los establecimientos donde estudian? ¿Qué pasa con los padres y con las autoridades educativas y municipales?

¿Sabe que es creciente el número de estudiantes que son vendedores de estupefacientes y que de esa actividad obtienen ingresos para costear estudios, ir a conciertos, rumbear y comprar ropa y accesorios costosos?

¿Sabe usted que muchos padres de familia alcahuetean el que sus hijos adolescentes lleven a novios y novias a sus alcobas para tener relaciones sexuales “para que no vayan a sitios indignos como moteles”, y se justifican diciendo “¿qué hacemos si es lo que ahora hacen”?

¿Sabe usted que el número de universitarias que son “prepagos” es alto, en especial en las universidades de matrículas costosas y que tal actividad es su fuente de ingresos para hacerse cirugías estéticas, comprar costosa ropa y pagar considerables sumas de dinero en peluquerías y spas?

¿Sabe usted que es alto el número de adolescentes que asiste a ‘fiestas’ en fincas de recreo donde prolifera la promiscuidad sexual y que concurre a ‘clubes sociales’ que realmente son siniestros sitios de diversión nocturna?

Este listado es incompleto, somero. La culpa de tal descalabro social es de los padres de familia que estúpidamente reflexionan diciendo “es que todo ha cambiado”. Y bastante tienen que ver periodistas radiales que por buscar altos índices de audiencia convierten su actividad laboral en vehículo de difusión de conductas que despedazan los valores sociales, morales y éticos que la civilización ha creado.

¿Quién vigila tal periodismo?

Todo ello y el remolino del licor y otras conductas  reprobables demuestra que nuestra sociedad está gravemente enferma. No hay que ser proclive a falsos conceptos de moral para afirmar que el país está pidiendo a gritos revisar lo que está ocurriendo y formar estudiantes no solo con énfasis en bilingüismo, sino en valores y sanas costumbres.

No hay comentarios: