jueves, 24 de mayo de 2012

Rol de la Madre en época del internet!


Como fenómeno mundial, el acceso generalizado a Internet ha impactado profundamente en el modo de vida actual. Cada mamá debe conocer sus efectos, tanto positivos como negativos, para poder tomar decisiones acertadas al momento de educar a sus hijos en un correcto manejo de esta poderosa herramienta.
Muchas mamás se preocupan, y con razón, de que sus hijos estén siendo influenciados negativamente por los juegos electrónicos, las largas horas frente a la computadora y la navegación web. Las nuevas generaciones, como ninguna otra, están siendo expuestas a constantes estímulos visuales y auditivos que no siempre son beneficiosas.
El estar “conectado” demasiadas horas puede producir un alejamiento de la vida en familia y las relaciones sociales en el entorno, aunque al mismo tiempo se tenga 500 “amigos” en Facebook. El niño se puede volver muy reservado con sus padres, quienes se sienten relegados por las miles de atracciones virtuales. Además en la red existen muchos peligros, como pedófilos, estafas, sitios que no son apropiados, etc.
El cerebro digital
Estudios neurológicos muestran las profundas modificaciones que sufren los cerebros, especialmente los más jóvenes, frente a la computadora. Mientras que actividades como la lectura, charlas y debates frente a frente, aprendizaje reflexivo estimulan los lóbulos frontales, responsables de la lógica y la toma de decisiones meditadas, los juegos electrónicos refuerzan circuitos de estímulo-respuesta inmediatos. Desarrollar agilidad viso-motora es positivo mientras guarde un equilibrio, ya que un exceso lleva a desarrollar cerebros impulsivos, poco reflexivos, que actúan antes de pensar. Estos niños y jóvenes son muy vulnerables a influencias externas como los amigos, la publicidad y los retos peligrosos.
Reglas de oro para enseñar a tus hijos a utilizar internet
Se debe enseñar a utilizar bien esta herramienta de juego y aprendizaje. Ten en cuenta que necesitará usarla toda su vida.
Los oftalmólogos recomiendan que preferiblemente no se exponga a los niños menores de 2 años a ningún tipo de pantalla, sea ordenador o TV, pero a partir de los 3 años de edad, el uso del ordenador y de internet es un excelente recurso para desarrollar la inteligencia y las habilidades de tus hijos, ya que ayudan a asimilar conceptos matemáticos y espaciales, desarrollan el lenguaje, aumentan la destreza visual y los reflejos, incrementan la sensibilidad musical o artística y la curiosidad científica.
Es importante crear un entorno seguro, guiar a tus hijos y establecer normas claras de uso desde el principio para no exponerlo a riesgos. En una charla cariñosa y de acuerdo a su capacidad de entendimiento, explícale lo más claramente posible los peligros que existen y que las reglas establecidas son para su protección.
Es preferible que la conexión quede en un área compartida por toda la familia. Será más fácil detectar si existe algún problema. No dejes a niños pequeños solos al usar internet. Debes guiarlos hasta que sepan distinguir los sitios educativos de los nocivos. A partir de los 8 años puedes darle cierta autonomía, recordándole siempre los cuidados que debe tener.
Fija un tiempo máximo de uso: media hora al día en niños de 3 años, llegando a 3 horas en adolescentes. Nunca debe pasar de la mitad del tiempo libre. Tú también debes dar buen ejemplo de autocontrol, lo que es primordial a la hora de exigir obediencia.
Determina también el momento. No es bueno que juegue antes de ir a dormir porque le excitará y le costará conciliar un sueño reparador.
Cuida su vista, usando pantallas plasma, a más de 40 cm. Y la postura recta en una silla ergonómica cuidará su columna vertebral. El ambiente debe estar bien iluminado con luz indirecta. Ninguna luz (natural o artificial) debe reflejarse en la pantalla.
Instala un sistema de control parental y filtros para evitar sitios peligrosos y de contenido inapropiado. Consulta a tu proveedor de internet o al técnico si tienes dudas de cómo realizar esto. Prueba siempre los sitios, para valorar si los contenidos son adecuados a su edad y a su capacidad de entendimiento. también es importante que puedas estar al tanto de posibles anuncios que aparezcan en la página mientras el niño está jugando. La mayoría de los buscadores tienen opciones de filtrado con las que se puede evitar que aparezcan contenidos inadecuados para niños. SafeSearch, por ejemplo, es el filtro de familia de Google. Los buscadores para niños ofrecen seguridad en sus primeras incursiones en la red, por ejemplo buscadorinfantil.com
Consulta webs informativas que enseñan a niños y padres a usar bien internet, como pantallasamigas.net, hijosdigitales.es, crecerfeliz.es o asesoriavideojuegos.com.
Enséñale a navegar en la web. Se busca que a medida que vaya haciéndose mayor, aprenda a discriminar y a ordenar la información. Si le transmites que puede contar siempre contigo, se acostumbrará a compartir contigo lo que hace en la web. Así, si empieza a volverse reservado, sabrás que algo no anda bien y podrás charlar para ver que pasa.
Con su consentimiento, participa en sus juegos: le hará sentirse querido y convertirá “la compu” en un factor de unión contigo. No lo uses como premio, porque reforzará más esa atracción poderosa que puede convertirse en adicción.
Equilibra el tiempo frente el ordenador con actividades en familia. Procura fomentar la comunicación diariamente, a solas y también en almuerzos, cenas, reuniones familiares y salidas a lugares interesantes.
Leer libros, ver películas juntos y luego comentarlos favorece su capacidad reflexiva y te ofrece oportunidades de enseñanza invaluables. Debes enseñarle a reflexionar y analizar los hechos antes de tomar actitudes.
Favorece una actitud crítica, para poder reconocer las influencias nocivas. Por ejemplo ante mensajes de la publicidad o personas desconocidas por web y fuera de ella debe preguntarse: ¿Cuál es el interés que tiene?¿Qué quiere de mí? ¿Es bueno para mí? Aunque llegue a cuestionarte inclusive a ti, sabrás que su criterio no será tan frágil en circunstancias peligrosas.
Conviértete en su guía porque para tu hijo ver tu comportamiento le muestra las directrices a seguir. Llegará el día en que serán tus hijos los que te guíen por sitios y aplicaciones web con el mismo cariño.

No hay comentarios: