jueves, 24 de febrero de 2011

México: piden a los padres 20 minutos de lectura al día con sus hijos

México: piden a los padres 20 minutos de lectura al día con sus hijos Imprimir Correo electrónico
Miércoles 16 de Febrero de 2011 00:25

Foto: El UniversalLa Secretaría de Educación Pública ha recomendado a los padres que dediquen 20 minutos diarios a leer a sus hijos, con el fin de "apuntalar la calidad de la educación". Por otro lado, los "Estándares Nacionales de Habilidad Lectora" fijan el número de palabras por minuto que deben leer los niños de primaria y secundaria según su edad. Ambas medidas han generado cuestionamientos entre los especialistas en lectura y educación.

Muchos observadores se hacen las mismas preguntas: ¿la velocidad de la lectura contribuye a la comprensión lectora?, ¿por qué no se establece en las escuelas un periodo de lectura diaria, en lugar de transferir la responsabilidad a los padres?, ¿qué persigue la SEP: crear un gusto por la lectura o mejorar sus indicadores?, ¿por qué se ha recortado en los últimos cuatro años el presupuesto para el programa de bibliotecas de aula y escolares?

Los bajos niveles de lectura en México se confirman con los datos internacionales. En 2006, México ocupó la posición 107 dentro de 108 países en cuanto a hábito lector, según un reporte de Naciones Unidas, pues sólo el 2% de los mexicanos tiene ese hábito; muy lejos de naciones como Japón con el 91% de su población, Alemania con el 67% y Corea con el 65%.

Para el doctor en lengua y cultura escrita por la Universidad de California, Gregorio Hernández, lo verdaderamente importante es darle educación y oportunidades económicas a la gente, no medir cuánto lee.

"Sería absurdo en países como Finlandia o Estados Unidos pensar en la promoción de la lectura al margen del acceso a la educación incluida la educación superior. En Japón, por ejemplo, los periódicos tienen tirajes enormes (más de 6 millones de ejemplares al día), pero no se debe a que la gente tenga 'el hábito de la lectura', sino porque tiene niveles educativos y económicos superiores a la población mexicana".

Al echar a andar esta iniciativa, el secretario de Educación Pública, Alonso Lujambio, dijo que no es posible apuntalar la educación en México si no se lee suficiente. Aseguró que "la cultura de la lectura se adquiere en casa y no en la escuela", por lo que invitó a los padres a usar 20 minutos de su tiempo para leer con sus hijos.

Cinco meses antes, al presentar los "Estándares Nacionales de Habilidad Lectora", el secretario dijo que sólo el 33% de los alumnos cumplen con esos estándares.

Juan Domingo Argüelles, reconocido estudioso de la lectura en México, dice que igual como se dan una o dos horas a la semana de educación física o de educación artística y tecnológica, debería existir en las escuelas un tiempo de lectura (20, 30, 40, 60 minutos), que no sea obligado, ni esté sometido a evaluación o medición de velocidad.

"Veinte minutos al día obligados y medidos me parecen una barbaridad. La escuela no tiene interés en crear un gusto por la lectura, tiene interés en mejorar sus indicadores. Obligar el tiempo que sea, siempre será contraproducente para amar la lectura, supongo que no para entregar buenas cifras. La escuela confunde las cosas: no sabe distinguir lectura autónoma de lectura instrumental", enfatiza Argüelles.

Para Emilia Ferreiro, investigadora emérita del Sistema Nacional de Investigadores, que los padres lean en voz alta a sus hijos desde muy pequeños es una práctica que se asocia con buenos resultados escolares posteriores. Lo que no acepta es que se delegue el fomento de la lectura a los padres de familia.

"En las condiciones actuales -con familias en situación de sobrevivencia pero en un país con una escolaridad obligatoria desde los tres años- no hay que delegar toda la responsabilidad en las familias. Las educadoras y las maestras también pueden leer en voz alta todos los días, porque hay bibliotecas de aula y bibliotecas escolares. Debe ser una prioridad mantener y enriquecer esos acervos, en lugar de efímeras y poco creíbles campañas publicitarias", sostiene Ferreiro.

Lo paradójico e incongruente es que, al tiempo que se lanza esta campaña, el presupuesto para dotar a las escuelas de libros se reduzca. "En los últimos seis años se ha reducido más de cuatro veces la asignación de recursos".

Fuente: El Universal, México.

Golpeara a los niños!!

Temas > Familia >
Golpear a los Niños
Hay muchos defensores que opinan que una bofetada a tiempo es muchas veces necesaria en la educación de los niños. Pero, díganme todos los que son de esa opinión: ¿quién determina cuándo es ese momento?...
Artículos Proveído Por: Articulo Z
A todos los que defienden esta "teoría" quisiera preguntarles: cuando ustedes han levantado la mano a sus hijos, ¿no lo han hecho envueltos en la ira o la cólera?

Si alguno de los que lean estas líneas ha sido capaz alguna vez (o conoce a alguien que lo haya sido) de dar esa bofetada tranquilo, consciente de que lo hacía por el bien del niño, por favor, que lo diga.

Ya está bien de justificar la "bofetada a tiempo". Es imposible educar a un niño si cada vez que hace algo incorrecto los adultos perdemos los papeles. ¿Qué ejemplo les estamos dando? Los niños aprenden de lo que ven, más que de lo que se les dice (de hecho, hay muchas cosas que verbalmente no comprenden).

Si un niño crece criticado, aprenderá a criticar. Si un niño crece humillado, aprenderá a humillar.

Pero si un niño crece en paz y tranquilidad, en un hogar en el que se dialogan las cosas, en un hogar en el que los padres pacientemente esperan y muestran las cosas como deben hacerse... Si un niño crece rodeado de besos, caricias... Si un niño es tratado como una persona y no como un animal amaestrado a palos...

Como dice una canción del último número de Canciones para el Aula, de la editorial Ediba, justo al final de una de sus canciones: "si me enseñas que es la paz, por la paz trabajaré".

Si no somos capaces de tranquilizarnos y dialogar con nuestros hijos, si no somos capaces de demostrarles cómo se deben de hacer las cosas, mejor sería que nos diéramos nosotros esa bofetada primero, a ver si nos calmamos y vemos las cosas de otra forma.

Eva María Rodríguez Diego.

Haga click aquí para leer más artículos de Articuloz.com
VOZ! Blog Tu Bebe
VOZ! Blog Tu Embarazo
VOZ! Blog de Tutoriales Facebook

LA METAMORFOSIS DEL PADRE, ...

Fundaciòn Fundatuvida
LA METAMORFOSIS DEL PADRE, ...




...Padre, Papá y Papi ?




Hasta hace cosa de un siglo, los hijos acataban el cuarto mandamiento como un verdadero dictamen de Dios. Imperaban normas estrictas de educación: Nadie se sentaba a la mesa antes que el padre, nadie hablaba sin permiso del padre, nadie repetía el almuerzo sin el permiso del padre, nadie se levantaba de la mesa si el padre no se había levantado antes; por algo era el padre.




La madre fue siempre el eje sentimental de la casa, el padre siempre la autoridad suprema. Cuando el padre miraba fijamente a la hija, esta abandonaba todo; a una orden del padre los hijos varones cortaban leña, alzaban bultos o se hacían matar en la guerra.




Todo empezó a cambiar hace unas siete décadas, cuando el padre dejó de ser el padre y se convirtió en papá. El mero sustantivo era ya una derrota. Padre es una palabra sólida, rocosa, imponente; papá es un apelativo para oso de felpa o para perro faldero; da demasiada confianza. Además, la segunda derrota es que papá es una invitación al infame tuteo, con el uso de papá el hijo se sintió autorizado para protestar, cosa que nunca había ocurrido cuando el papá era el padre.




A diferencia del padre, el papá era tolerante. Permitía al hijo que fumara en su presencia, en vez de arrancarle los dientes con una trompada, como hacía el padre en circunstancias parecidas. Los hijos empezaron a llevar amigos a la casa y a organizar bailes y bebidas, mientras papá y mamá se desvelaban y comentaban en voz baja: Bueno, por lo menos tranquiliza saber que están tomándose unos tragos en casa y no en quién sabe dónde.




El papá marcó un acercamiento generacional muy importante, algo que el padre desaconsejaba por completo. Los hijos empezaron a comer en la sala mirando la tele, mientras papá y mamá lo hacían solos en la mesa; tomaban el teléfono sin permiso, sacaban dinero de la cartera de papá y usaban sus mejores camisas. La hija comenzó a salir con pretendientes sin chaperón y a exigirle a papá que no le pusiera mala cara al insoportable novio y que le ofreciera que, en vez de llamarlo "Señor Barreiro", como habría llamado al padre, que lo llamara simplemente "Tato".




Papá seguía siendo la autoridad de la casa, pero una autoridad bastante maltrecha. Nada comparable a la figura prócer del padre. Era, en fin, un tipo querido; lavaba, planchaba, cocinaba y, además, se le podía pedir un consejo o también dinero prestado.




Y entonces vino papi.




Papi es un invento reciente de los últimos 20 ó 25 años. Descendiente menguado y raquítico de padre y de papá, ya ni siquiera se le consulta ni se le pregunta nada. Simplemente se le notifica. Papi, me llevo el carro, dame para gasolina. Le ordenan que se vaya al cine con mami mientras los hijos están de fiesta y que , cuando vuelvan, entren en silencio por la puerta de atrás. Tiene prohibido preguntarle a la nena quién es ese tipo despeinado que desayuna descalzo en su cocina. Ni hablar de las tarjetas de crédito, la ropa, el turno para ducharse, la afeitadora, el ordenador, las llaves. Lo tutean y hasta le indican cómo dirigirse a ellos: ¡Papi, no me vuelvas a llamar "chiquita" delante de Jonathan!

Aquel respeto que inspiraba el padre y, hasta cierto punto el papá, se transformó en exceso de confianza además de convertirse en un franco abuso hacia papi:

¡Oye, papi, se me está acabando el whisky y la cerveza! ¡Oye papi, anda a comprar pan!

No sé qué seguirá después de papi. Supongo que la esclavitud o el destierro definitivo.

Yo estoy aterrado, después de haber sido nieto de padre, hijo de papá y papi de mis hijos, mis nietas han empezado a llamarme "pa"... !!!

CREO QUE QUIEREN DECIR:

¡¡¡PA'NADA SIRVES !!!!

La Permisibilidad, el ejemplo y la amistad tres niveles de cuidado para con los Hijos.
En un sitema donde les dan muchos Derechos y exigen pocos deberes...En un mundo dónde todo lo muestran como de moda...que las épocas etc.etc..
El equilibrio que cuando se desfaza nos enseña!!!