jueves, 10 de junio de 2010

Solo por ser Mujeres¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

http://www.prensaescrita.com/adiario.php?codigo=AME&pagina=http://www.eltiempo.com
Solo por ser mujeres
Junio 2 del 2010

El año 2010 empezó con una alta dosis de violencia contra las mujeres caribeñas. En la madrugada del primero de enero, en Barranquilla, Clarena Acosta fue asesinada a tiros por su esposo, a pocos metros de sus hijos.

Esta trágica muerte constituye uno de los 20 feminicidios registrados en los siete departamentos de la Costa Atlántica territorial en lo corrido de este año. El alarmante crecimiento de esta cifra llevó a varias organizaciones de mujeres y a la Gobernación del Atlántico a convocar la semana pasada el primer consejo de seguridad de y para mujeres del Caribe.

No es casualidad que el departamento costeño más poblado lidere estas iniciativas. A fin de cuentas, nueve mujeres han sido asesinadas tanto en Barranquilla como en otros municipios en los primeros cinco meses de este año, el mismo número de todo lo reportado en el 2009. En la mayoría de estos casos, el homicidio es perpetrado por la pareja o ex pareja de la víctima y motivado por la separación o por celos enfermizos.

Esta disparada de las agresiones mortales contra las mujeres se presenta en un ambiente de incremento de la violencia intrafamiliar a lo largo y ancho del país.
Según el estudio 'Forensis 2009', de Medicina Legal, en el 2009 ocurrieron en Colombia 61.139 casos de violencia entre parejas -2.500 más que el año anterior- y una tasa de 209 agresiones por cada 100.000 habitantes. Superando de lejos esta media nacional se encuentran ciudades como Bogotá, con 347 casos; Barrancabermeja (560); Popayán (480); San Andrés Isla (440); Villavicencio (378) y Sincelejo (313), entre otras.

Dado que la inmensa mayoría de las agredidas son mujeres, el mapa generado por los datos oficiales revela una sociedad con un serio problema de violencia orientada al género femenino. De hecho, en ese mismo reporte nacional, Medicina Legal atiende esta preocupación e introduce el concepto de feminicidio para cuantificar las muertes violentas de mujeres perpetradas por hombres, por factores asociados al género, en espacios públicos o privados. En otras palabras, identificar los casos en que las personas fueron asesinadas sólo por el hecho de ser mujeres.

Estos son precisamente los incidentes que preocupan a las autoridades y organizaciones feministas del Atlántico. Mujeres acuchilladas, acribilladas, degolladas y estranguladas por ex maridos o esposos, celosos o incapaces de aceptar la separación.

A pesar de lo que indica el sentido común, estos hechos no son tan sencillos de clasificar como feminicidios, ya que se necesita que cumplan los requisitos y establecer tanto la motivación del género como el atributo masculino del autor. Todo esto dificulta el conteo y supone un grado de subregistro importante.

A pesar de tales desafíos estadísticos, en el 2009 Medicina Legal encontró 43 feminicidios íntimos de pareja en Colombia. El estudio detallado de esta cifra confirma la íntima conexión entre la violencia intrafamiliar y el asesinato de mujeres por razones de género: 38 de los 43 casos se dieron en escenarios de maltrato por parejas sentimentales, actuales o pasadas.


Ante el mapa de las agresiones dentro del hogar en el país -con una alta tasa en comparación con otras naciones latinoamericanas, como lo reveló un reciente estudio español-, no es aventurado afirmar que el número total de feminicidios debe ser mayor.
Por ende, la preocupación en Barranquilla por este brutal fenómeno debería ser imitada por el resto de regiones de Colombia. A las campañas de concientización hay que acompañarlas tanto con un castigo más fuerte para estos delitos canallas, como con un estímulo a la mayor denuncia. Policías, jueces y demás autoridades también necesitan hacer un abordaje más sensible de estos casos y desterrar el machismo.

Es inaceptable que hoy el hogar sea más peligroso para las mujeres colombianas que un campo de batalla.

Igual la Violecia Psicologíca a que estan sometidas dentro del mismo hogar agregaría yo, lo que genera una madre anciosa y angustiada para el manejo de los hijos; todavía hay hombres qu eporque llevan el susteto ak hogar las someten a tratos crueles de palabra, de gestos y conllevan a agresiones fisicas.Es una actitud a replatntearse de dónde se genera tanta violencia en las casas.

Crianza d elos niños (tomado de Asistentes Judiciales)

Aprenda cómo lidiar con un papá explosivo para mejorar la crianza y mantener la armonía


La primera recomendación es que mamá y papá se reúnan en privado para definir las normas más importantes de la casa

"La crianza significa transmitir a los hijos la comprensión de por qué hay que hacer las cosas", explica Rafael Vásquez, siquiatra de niños y adolescentes y profesor de la facultad de Medicina de la Universidad Nacional.

Sin embargo, algunos papás, en su afán por imponer constantemente patrones de conducta en sus hijos, terminan reaccionando de manera agresiva en la crianza de sus hijos y, en consecuencia, generan angustia en sus primogénitos, que no comprenden el mensaje que papá quiere inculcarles.

"Hay que entender que cuando los padres explotan, someten a los pequeños a una gran tensión y la ansiedad no es la mejor ruta para aprender", comenta Vásquez.

De acuerdo con Luz Elena Riveros, sicóloga de niños y jóvenes, el comportamiento violento de un padre no se desarrolla de un momento a otro.

"El papá primero intenta hablar con su hijo; luego, al no ver resultados, lo amenazan y, por último, lo grita o lo golpea".

Sin embargo, según la especialista, un episodio aislado de mal humor difícilmente se convierte en algo cotidiano cuando las reglas de la casa son claras para todos los miembros de la misma.

Por eso, la primera recomendación es que mamá y papá se reúnan en privado para definir las normas más importantes de la casa. De igual manera, deberán acordar la manera de proceder en caso de que los hijos incumplan.

"De esta manera, se evita ir al castigo o al golpe porque la norma está presente", añade.

Si, aun así, el padre pierde el control frente a diferentes situaciones, la mamá deberá tomar las riendas.

"Ella debe esperar a que su pareja se calme. Después puede llevarlo a un lugar apartado y comentarle que esa actitud asusta al niño y lo aleja del aprendizaje", dice Rafael Vásquez.

También conviene revisar la razón por la cual el papá se ofusca con facilidad, pues cuando esta conducta es repetitiva indica que en su vida están ocurriendo situaciones que le producen ansiedad, frustración o incapacidad.

"El papá necesita poner en palabras las dificultades que tiene con la pareja, el jefe o cualquier otra persona", aconseja el especialista.
Si hay diferencias o pleitos con la pareja que desencadenan una reacción inadecuada del papá con sus hijos, lo mejor es tratar de resolver los inconvenientes en privado y sin involucrar a los niños.

"El papá debe tener su propio time out, es decir, pasar tiempo solo mientras se le quita la rabia y distrae la mente. Luego, puede acercarse al niño con tranquilidad", dice Luz Elena. Si la familia no logra solucionar el problema, se recomienda asesorarse de un experto en el tema.