sábado, 10 de diciembre de 2011

La Relación con los problemas y las dificultades

La vida del ser humano se asemeja a una senda con pendientes y asperezas que en muchos tramos exige un esfuerzo especial para recorrerla. Para que esta senda no se transforme de difícil e intransitable, uno ha de discernir con claridad las dificultades que debe superar de los problemas que tiende a originar.

Las difícultades son propias de la vida y marcan los momentos que exigen mayor atención y esfuerzo. Nadie está libre de difícultades; todos los seres humanos tienen que luchar para subsistir, estan sujetos a accidentes, a enfermedades, a catástrofes naturales, a las limitaciones de la sociedad, a la declinación y a la muerte. Precisamente las difícultades señalan los obstáculos que es necesario superar para continuar desenvolviéndose.

Los problemas, en cambio, son originados por uno mismo al no saber enfrentar las difícultades.

Uno puede saber facílmente cuándo enfrenta una difícultad y cuándo un problema, observando su actitu. Cuando se confronta una difícultad se acepta ese desafío y se está pronto para responder a él.

Uno comprende que lo que se sufre es parte de la vida y busca en sí mismo los recursos que lo ayuden a superar la dificultad. Comprende también que necesita consejo y lo busca con una actitud abierta, dispuesto a trabajar. Por el contrario, cuando uno confronta un problema busca soluciones fuera de sí mismo, culpa a otros, y, sobre todo, desoye, los consejos que lo estimulan a que descubra sus opciones, desarrolle su discernimiento y genere en sí mismo las fuerzas para superar la situación.

Cuando se tiene un problema se quiere dejar de sufrir. Un desea especialmente que algo o alguíen cambie para eliminar las causas de sufrimiento.

Esta actitud frecuentemente lleva a estrellarse contra la propia impotencia, ya que muy pocas veces uno puede cambiar las circunstancias o la spersonas impiniendo sus deseos. Como con angustia y reacción no consigue superar el problema, hace un problema mayor del conjunto de problemas que genera con su actitud.

Una causa frecuente de problemas es la actitud de pretender alcanzar objetivos sin tener que recorrer el sendero que lleva a ellos. El ser ser humano lo quiere todo, pero rechaza el esfuerzo necesario para realizarlo. Es fácil esforzarse mientas hay entusiasmo; pero cuando éste decae es común pensar qu el avida es dura con uno y sumirse en el desaliento. Esta actitud transforma una difícultad natural en un problema insoluble, ya qu enada ni nadie puede otorgar lo que se desea: no tener que esforzarse.

Otra dificultad que generalmente se transforma en problema es la que presenta el paso del tiempo. Las difícultades propias del envejecimiento son naturales y evidentes para cualquiera que este dispuesto a verlas. Pero cuando alguien no quiere enfrentarlas, la solución que pretende es no envejecer, o envejecer sin sufrir los inconvenientes inherentes a la edad.
Como esto no se puede lograr, cuando el envejecimiento trae difícultades se las transforma en fuente de miedo y resentimiento y, al buscar maneras para no enfrentar la situación, se crean problemas serios.

Es obvio que estos problemas no tienen solución, que la manera de superar las dificultades es enfrentarlas y trabajar sobre ellas. No aceptar las asperezas del camino es no aceptar el camino; no aceptar las difícultades es lo mismo qu eno aceptar la vida.
La relación con los problemas ha de ser decidida y enérgica.

Cuando alguien descubre su fuerza interior y comprende que el origen de sus conflictos está en su actitud, sus problemas se simplifican hasta ser sólo las dificultades propias de la vida, que él debe superar para desenvolverse.

Cuando uno comprende su actitud, indefectiblemente encuentra el consejo oportuno, la ayuda necesaria, la fuerza interior qu elo lleva a superar las dificultades.

La relación con las difícultades ha de ser humilde, simple y valiente!!
La relación con difícultades es simple cuando uno ama la VERDAD más que a la imagen que se hace del mismo.

Del arte de vivir la relación.!!

Derechos Humanos La criminalidad es baja en países que invierten en educación

Los países de la región se han comprometido, a través de la ratificación de la Convención de los Derechos del Niño, a respetar la dignidad y a potenciar las capacidades de la infancia, y no a potenciar el castigo, que "crea un modelo de violencia, de venganza y de exclusión social que no queremos ver implantado en la sociedad", declaró Santos Pais en una entrevista.


Cerca de seis millones de niños y adolescentes sufren violencia en América Latina y 80.000 mueren cada año a causa de ella, recordó la funcionaria, quien participa en un encuentro que se celebra hoy y mañana sobre este problema en Santo Domingo.


En la región, "sistemáticamente encontramos índices de más del 70 % de niños que sufren violencia física, psicológica o sexual en el contexto de la familia, la escuela, la comunidad o a través del uso de las nuevas tecnologías", mientras que en el caso del abuso sexual "cerca del 30 % de los adolescentes" se ven afectados, explicó.


Aunque no hay un modelo perfecto, la representante del secretario general de Naciones Unidas sobre la violencia contra niños dijo que en los países nórdicos la inversión en la educación de la infancia "es una prioridad, incluso, en momentos de recesión", por eso en ellos las desigualdades y los niveles de criminalidad son extraordinariamente bajos.


En la región latinoamericana, Brasil es un referente porque ha hecho de la lucha contra el flagelo una prioridad y combina la promoción de una legislación que prohíbe la violencia con políticas que ponen el énfasis en el buen trato a la niñez.


Entre los desafíos pendientes en esta materia está la necesidad de superar la falta de datos estadísticos que ilustren el estado de la violencia en cada país.


En la actualidad "prevalece la impunidad", ya que las víctimas en muchos casos tienen miedo a denunciar los abusos y tampoco "existe la capacidad o la voluntad de investigar" en muchas ocasiones, lo que favorece precisamente esa falta de datos.


Esta carencia refleja "una falta de atención" por parte de las autoridades y los agentes implicados ante la violencia, una problemática "invisible y aceptada", según Santos.


En cuanto a la subregión de Centroamérica y el Caribe existen situaciones específicas que las organizaciones quisieran conocer con mayor detalle, por ejemplo "cuando pensamos en situaciones como la manipulación de jóvenes en el contexto del narcotráfico o el crimen organizado, donde los niños son víctimas, pero se les presenta como autores", indicó.


En casos como estos "tenemos que tener mejores datos para prevenir su instrumentalización en un proceso en el que no tienen capacidad de influencia, pero sufren doblemente las consecuencias, como víctimas directas y como instrumentos".


Santos Pais considera que además de sistemas estadísticos son necesarios procesos de análisis correctos para evitar que los menores sean presentados como la causa del aumento de la criminalidad, lo que "en la mayoría de los casos no tiene base estadística", y utilizados para justificar "políticas basadas en percepciones o intereses que no tienen que ver con la realidad".


Entre otros retos pendientes en este terreno, la experta mencionó la ausencia de legislaciones que prohíban todas las formas de violencia contra los menores, algo que solo se ha hecho en Venezuela, Uruguay y Costa Rica, aunque Perú y Brasil avanzan en esa dirección.


"El hecho de que no tengamos una base legal que transmita el mensaje de que no es correcto usar la violencia contra los niños y adolescentes como forma de disciplina, de educación, ayuda a perpetuar el modelo de la violencia en lugar del modelo de la prevención de la violencia", aseveró.

http://www.elmundo.com/portal/noticias/derechos_humanos/la_criminalidad_es_baja_en_paises_que_invierten_en_educacion_.php

Centro Latinoamericano en Sexualidad y Derechos Humanos

Centro Latinoamericano en Sexualidad y Derechos Humanos

El Centro Latinoamericano en Sexualidad y Derechos Humanos tiene como finalidad producir, organizar y difundir conocimientos sobre sexualidad bajo la perspectiva de los derechos humanos, buscando, así, contribuir a la disminución de las desigualdades de género y al fortalecimiento de la lucha contra la discriminación de las minorías sexuales en la región. Por medio del diálogo entre la universidad, movimientos sociales y formuladores de políticas públicas en Latinoamérica, el Centro articula investigadores, activistas y otros colaboradores interesados en fomentar el debate sobre la sexualidad y los derechos sexuales, coordinando actividades regionales de Brasil, Argentina, Chile, Perú y Colombia.

Creado en 2002, el Centro Latinoamericano en Sexualidad y Derechos Humanos es un proyecto del Programa de Estudios e Investigaciones en Género, Sexualidad y Salud del Instituto de Medicina Social de la Universidad del Estado de Rio de Janeiro, institución que desde hace cuatro décadas desarrolla investigaciones en sexualidad, género y salud.


Cómo Prevenir la Violencia en los Adolescentes

Fuente: Puleva Salud

SALUD INFANTIL:Cómo Prevenir la Violencia en los Adolescentes

El aumento de la violencia es un problema social y familiar que requiere urgente atención. Buscar las causas de este problema y tratar de prevenirlas, fomentando en los adolescentes valores positivos y creando un ambiente familiar sin violencia, es necesario para frenar la violencia en los adolescentes.

1. Los adolescentes violentos

Hay una gran preocupación social por el aumento de comportamientos violentos en los adolescentes, que ha ido creciendo considerablemente en los últimos años y cada vez a edades más tempranas, produciendo graves problemas difíciles de afrontar en muchos colegios e institutos.

La adolescencia es una etapa en la que el joven experimenta grandes cambios de personalidad. Se producen cambios de conducta e inestabilidad emocional, son jóvenes con mucha energía que han de aprender a controlar sus impulsos. Es una etapa en la que están formando su identidad, por lo que sus futuros comportamientos dependerán en gran medida de cómo superen todos estos cambios.

Los adolescentes violentos son aquellos que no se ajustan a las normas, son impulsivos, intolerantes e inconformistas. En los colegios provocan disturbios y en ocasiones suelen actuar amenazando a sus compañeros.

Algunos de estos adolescentes llegan a participar en peleas, agrediendo físicamente por medio de golpes o con algún objeto o incluso con armas y pudiendo causar daño físico a él mismo o a otras personas. En estos casos pasan de ser un adolescente violento para convertirse en un delincuente.

2. Causas del comportamiento violento

  1. En ocasiones, el adolescente se convierte en una persona violenta por no haber controlado desde la infancia un temperamento que tiende a la violencia. Hay niños que desde pequeños son menos obedientes, les cuesta más aceptar las normas o ajustarse a una disciplina, tratan de imponer lo que quieren a la fuerza, sin respeto hacia el otro. Ante esto, los padres no deben ceder y deben hacerles comprender que nunca se les hará caso ni lograrán lo que pretenden cuando traten de conseguirlo mediante la fuerza.
  2. Aquellos adolescentes que durante la infancia han vivido en un entorno familiar violento, suelen llegar a desarrollar comportamientos violentos, ya que los niños actúan por imitación y el ambiente condiciona la conducta. Por eso es importante que los niños víctimas o testigos de agresiones reciban ayuda psicológica de un profesional.
  3. En todas las familias debe haber unas normas de convivencia que hay que respetar. Los padres deben poner límites a los hijos y explicarles el porqué de una situación. La ausencia de estas normas o de estos límites son en muchas ocasiones la causa de la violencia en algunos adolescentes. Suele ser el caso de familias rotas o de padres despreocupados que no prestan la debida atención y vigilancia a sus hijos.
  4. El consumo de alcohol y drogas suele estar también muy relacionado con la violencia. Se ha demostrado que los adolescentes que consumen alcohol y sustancias tóxicas tienen conductas más violentas que los adolescentes que no consumen, debido a los efectos que causa el consumo de estas sustancias como es un aumento de la impulsividad, euforia, cambios bruscos de humor, irritabilidad, etc. Son factores que en determinadas circunstancias pueden inducir a la violencia.
  5. Otras veces se llega a la violencia por problemas psicológicos, cuando no se ha podido conseguir un objetivo, por cobardía, frustraciones, complejos o por un sentimiento de inferioridad. Es el caso en que el adolescente quiere hacer daño conscientemente para sentirse mejor, por placer, en tal caso nos encontramos ante un gran problema, ya que son actos realmente peligrosos que provienen de adolescentes enfermos con un problema de desajuste de la personalidad.

3. Educar para prevenir

Para prevenir conductas violentas en un adolescente, los padres deben partir de la educación mediante el ejemplo, la constancia y la coherencia. Si los padres resuelven sus conflictos dialogando y de buenas maneras, los hijos aprenderán a actuar de igual forma cuando tengan que enfrentarse a sus propios problemas.

También es importante que los padres sean constantes y coherentes en el cumplimiento de las normas, de igual forma que a un hijo se le debe reforzar positivamente una buena conducta, los padres deben castigarle (por supuesto sin violencia) para corregir una conducta inapropiada. Una vez decidido el castigo debe mantenerse, pero si crees oportuno ser flexible, explícale el motivo del cambio.

Conversar con los hijos y transmitir valores como la generosidad, el respeto a los demás, la justicia, el deber, etc. Son valores contrarios a la violencia que ayudarán a formar una personalidad no violenta y madura. Evita por otro lado mediante el diálogo, que tu hijo adolescente tenga sentimientos de venganza o rencor.

Es aconsejable que exista una buena comunicación e intercambio de información entre el colegio y la familia. Sería bueno que los padres participaran más activamente en reuniones y tutorías del colegio y si fuera posible, conocieran a los amigos de sus hijos. Muchos padres se sorprenderían de lo diferentes que pueden llegar a ser sus hijos fuera de casa.

http://www.salud.com/salud-infantil/como-prevenir-violencia-los-adolescentes.asp