martes, 27 de julio de 2010

Padres es hijos a compartir más tiempo.

CBF busca que padres e hijos compartan más tiempo para fortalecer a las familias

Foto: Jupiter

Con una campaña se busca que empresas permitan que empleados vayan a actividades prioritarias de sus hijos y que ellos conozcan sus lugares de trabajo.

Con la campaña El Derecho a la Felicidad, el objetivo es que las empresas permitan a sus empleados estar presentes en actividades prioritarias de sus hijos y que ellos conozcan sus lugares de trabajo.

El convenio fue firmado por el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (Icbf) y 20 conocidas empresas del país. Se espera, además, convertirse en una estrategia nacional que les permita a los trabajadores asistir a actividades de sus niños como una consulta al médico o una reunión escolar.

La iniciativa se realiza por primera vez en el país y está abierta a otras firmas que estén dispuestas a abrirles espacios a los hijos de los empleados dentro de las empresas.

Todo, para garantizarles el derecho integral a la felicidad, contemplado en la Ley de Infancia y Adolescencia, e incluso, en los Objetivos del Milenio planteados por la ONU.

Según el Icbf, no solo se requiere un cambio en la estructura organizacional de las empresas sino de la voluntad de las mismas para que los padres puedan estrechar los vínculos con sus hijos, teniendo en cuenta que la mayor parte del tiempo transcurre fuera de casa.

Igualmente, el Icbf ha identificado que un alto porcentaje de trabajadores colombianos vive en una situación de descontento, e incluso de angustia, por vivir tan alejados de sus hijos debido a los compromisos laborales, y por perderse de etapas importantes de su crecimiento.

Visitas de los niños al lugar de trabajo de sus padres, jornadas artísticas y de recreación, jardines infantiles dentro de la misma empresa, vacaciones recreativas y escuelas para padres hacen parte de los compromisos asumidos.

También se plantea extender una hora más de lactancia materna, usar la marca de El derecho a la felicidad en sus productos y que las empresas premien a aquellos hijos de trabajadores que se destaquen en el colegio.

Claudia Aparicio, directora de la Fundación Telefónica, sostiene que esa firma se suscribió al convenio porque están convencidos de que el empleado debe tener un equilibrio entre la vida laboral y familiar para que su rendimiento sea óptimo.

Y añade que, entre otras acciones, acaban de implementar una especie de oficina en movimiento en la que se puede trabajar desde la casa en jornadas que van de cuatro horas al día y hasta de un día entero. Y mientras tanto, pueden estar pendientes de las necesidades de los niños sin desvincularse de sus responsabilidades laborales.

Fernán González, facilitador de responsabilidad social de la Corporación Entrégate a Colombia, de Servientrega, dice que gracias a este convenio se fortalecerán los programas de integración de los empleados con sus hijos.

González afirma que para su organización es vital que los trabajadores pertenezcan a hogares económica y afectivamente estables.

Tanto así que allí se les hace seguimiento desde el punto de vista familiar. Por ejemplo, cuando algún trabajador es notificado de una demanda por inasistencia alimentaria, lo vigilan hasta que cumpla con sus deberes.

Incluso, informan a las esposas de los trabajadores sobre cuándo y cuánto se les paga para que no se gasten el dinero en otras cosas.

"Los niños son los más vulnerables, y no se pueden defender", puntualiza González.

Con la campaña se motiva al trabajador, dice experta

Zulma Milena Portilla, docente del programa de posgrado en Gerencia de recursos humanos de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, aplaudió la iniciativa y aseguró que de esta forma la empresa le hace sentir al trabajador que él y su familia también son importantes, más allá de sus responsabilidades laborales.

Además, según ella, es una forma de respeto y consideración, y de restitución de derechos vulnerados a los niños que casi no tienen tiempo de compartir con sus padres.

"El empleado trabaja para la empresa, pero lo hace precisamente para sostener a su familia", explica la especialista al afirmar que con esta forma de motivación, utilizada en países como Canadá y Estados Unidos, puede aumentar el rendimiento laboral, el sentido de pertenencia por la organización y mejorar el ambiente del mismo.

En el caso de los niños, les daría mucha más seguridad y confianza al saber qué hace su papá cuando está fuera de casa y saber que es importante para el desarrollo de una empresa o negocio.

Portilla explica que aunque es posible que en una de esas jornadas de integración se baje el rendimiento, luego mejorará gracias a la motivación.