lunes, 26 de julio de 2010

Para Debate y compromiso Gubernamental como Familiar y Ciudadano...

Escrito por PATRICIA CAMPELO/Público.es/22/7/2010
Viernes, 23 de Julio de 2010 11:09

Impulsan desde el arzobispado de Valencia un programa de educación sexual que previene del uso del preservativo.
"La familia humana es funcional, y en ese sentido la sexualidad está orientada a la procreación".

Esta es una de las premisas principales bajo la que algunos escolares se formarán a partir del próximo curso académico.
El Instituto Valenciano de Fertilidad, Sexualidad y Relaciones Familiares (IVAF), vinculado al Opus Dei, ha desarrollado este programa de orientación y educación sexual para menores de entre cinco y 15 años a instancias de la archidiócesis valenciana.
El programa, denominado Saber Amar Básico Escolar (SABE), pretende concienciar a los jóvenes de que el uso del preservativo "no es solución ninguna", ya que "no previene al 100% los embarazos no deseados ni todas las enfermedades". Así lo afirma Concepción Medialdea, autora del programa que, en declaraciones a PÚBLICO.ES, define a la familia como "funcional y compuesta por un padre y una madre, varón y mujer, entregados por amor".
La segunda unidad del programa consta de un apartado dedicado a la homosexualidad, la cual es tratada "desde el respeto" confirma Medialdea, pero "sin dar tratamiento de familia a las parejas homosexuales, porque obviamente, no es lo más adecuado".
Respecto a la postura que adopta el programa sobre el acto sexual, el cual es considerado "únicamente para procrear dentro del matrimonio y entre un hombre y una mujer entregados, otra fórmula no es válida, no engañamos a la gente".
Para la masturbación también existe un 'manual de buenas costumbres'. Catalogan este acto como "un vicio que lleva a una persona por el camino equivocado, planteando graves problemas en el matrimonio por restarle paciencia a la pareja, que ve satisfechas sus necesidades individualmente".
Abstinencia como instrumento del "sexo responsable"
La autora del programa concibe la sexualidad como un "don del amor" que se debe realizar con toda la información posible y bajo un "sexo responsable" que no es otra cosa que la "abstinencia" hasta que no se llegue al matrimonio, ya que "hay que tener siempre en cuenta al hijo, porque ningún método anticonceptivo es eficaz totalmente".
Señala Medialdea que la importancia de este tipo de programas reside en evitar los "desórdenes psicológicos" que acarrean los jóvenes que empiezan a tener relaciones sexuales a una edad temprana, ya que "la adolescente acaba quedándose embarazada y eso altera todo su entorno".
Los curas hablarán de sexo en sus centros
El arzobispado de Valencia tiene como objetivo aplicar en sus centros privados católicos esta formación que consideran más "acorde a la moral cristiana para educar a los menores conforme a las convicciones éticas de sus padres", según fuentes del arzobispado, aunque "se podría aplicar a cualquier centro que lo solicite".
Desde el IVAF aseguran que aún están en negociaciones con el arzobispado para empezar a desarrollar el programa en los centros educativos privados católicos a partir del próximo curso académico, que comienza en septiembre.
En cambio, fuentes de la consellería de Educación de la Generalitat aseguran que este programa no tendrá cabida en colegios públicos. "En estos centros rige la educación reglada por el Ministerio de Educación y el programa que plantea el arzobispado no es compatible con el plan en formación sexual que ya lleva a cabo la consellería", defienden.
El plan al que se refiere es el Programa de Intervención en Educación Sexual (PIES), elaborado por el gobierno del PP de la Generalitat Valenciana. Éste se aplica en los centros escolares y el azorbispado discrepa de sus planteamientos. Según la autora del programa SABE, "el PP ha metido la pata y ese programa es la perversión de los menores".
Según fuentes de la consellería de educación, la decisión de la archidiócesis valenciana surge en el contexto de la entrada en vigor, el pasado 5 de julio, de la ley del aborto, y la han tomado como "su medida de prevención" para que los jóvenes no tengan que llegar a utilizar "los instrumentos que dispone la ley".

Y las Latinas queriendo buscar oportunidades en el extrajero...

Las indocumentadas sufren seis veces más la violencia machista. PDF Imprimir E-mail
Escrito por EFE /ELPAIS.com /21/7/2010
Lunes, 26 de Julio de 2010 11:38

Las inmigrantes son más del 30% de las víctimas mortales de agresiones.
Las posibilidades de que una mujer inmigrante sea víctima de violencia machista se sextuplica en caso de que ésta se encuentre en situación irregular, según ha apuntado el fiscal superior de Andalucía, Jesús María García Calderón.

Antes de participar en el encuentro Inmigración ilegal. Cooperación Judicial en el ámbito de la Comunidad Europea, que se celebra en la sede iberoamericana de la Universidad Interncional de Andalucía en Huelva, García Calderón se ha referido a un estudio de la fiscal coordinadora de Violencia de Género en Andalucía en colaboración con un grupo de la Universidad de Granada. Según ha indicado, este informe pone de manifiesto "la importancia del fenómeno y la necesidad de conocerlo en profundidad para afrontarlo de manera adecuada".
García Calderón también aseguró que, de las 271 víctimas mortales de violencia machista entre 2003 y 2008, 97 eran extranjeras y que el 35% de las órdenes de protección solicitadas en España corresponde a mujeres en situación irregular.
Asimismo, apuntó a la integración social como "la única manera de combatir el muro de silencio en torno a las mujeres inmigrantes maltratdas". En este sentido, destacó que las mujeres que más denuncian son las iberoamericanas, por ser las más integradas, y las magrebíes las que menos.
El fiscal también pidió una solución a los expedientes de expulsión que se abren de forma automática en caso de denuncia.

En Cuanto el Aborto-.

Escrito por JUAN G. BEDOYA/ELPAIS.com/ 20/7/2010
Lunes, 26 de Julio de 2010 11:44

El prelado de Burgos sube el tono de la campaña episcopal contra la norma.
"Impidamos la tiranía. Tratemos de parar esta lacra del aborto que, solo en España, ha destruido ya más personas que las que hay en las ciudades de Zaragoza, Córdoba y Burgos".

Con este dramatismo se expresa el arzobispo de Burgos, Francisco Gil Hellín, en una carta pastoral en la que presenta al poder ejecutivo y legislativo como los nuevos Herodes de la modernidad. "En la vida de las personas, instituciones y pueblos existen fechas que se borrarían del calendario, si la historia pudiese rebobinar sus páginas. El 5 de julio de 2010 es una de ellas para los españoles. Ese día se ha promulgado una ley inicua, que se opone frontalmente a la recta razón y a la justicia más elemental", afirma el arzobispo.
La truculenta execración del pontífice de Burgos, miembro del Opus Dei y del Consejo Pontificio de la Familia en el Vaticano, no solo califica esta ley como criminal. También reclama de los ciudadanos una enérgica rebeldía contra su cumplimiento. "Digámoslo con total claridad: esta ley no es ley, aunque se presente así por algunas instancias políticas y legislativas. Nadie tiene derecho a eliminar a un inocente. Por eso, no obliga. Más aún, exige una oposición frontal y sin distingos", proclama.
No es la única pastoral emitida estos días por la jerarquía del catolicismo español, que está reaccionando como si la despenalización del aborto voluntario fuera una novedad en España, o este fuese el primer país del mundo en legislar sobre la materia. Entre los prelados que han alzado sus voces con energía figuran los arzobispos de Valencia, Zaragoza y Oviedo, Carlos Osoro, Manuel Ureña y Jesús Sanz, respectivamente.
Pero ninguno se ha expresado con la virulencia del prelado de Burgos, que sostiene que la nueva ley del aborto (en realidad, Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo) "no puede ser ley porque es injusta". El Tribunal Constitucional decidió la semana pasada no suspender su entrada en vigor, como le había solicitado el Partido Popular en un recurso de inconstitucionalidad. En España la interrupción voluntaria del embarazo es legal en determinados supuestos desde hace 25 años.
El arzobispo Gil Hellín considera que los poderes del Estado no tienen derecho a legislar sobre esa materia, que tacha de homicida. Dice: "La recta razón no puede admitir como derecho matar a una persona que no tiene ninguna culpa. He dicho razón, no religión. El derecho a existir de una persona ya concebida, aunque todavía no haya nacido, no es una creencia de esta o aquella religión. No se requiere ser creyente para afirmar que un inocente tiene derecho a ser defendido y respetado en su integridad. La recta razón comprende que una persona humana no puede ser destruida por una responsabilidad ajena. Menos todavía si es por ganar dinero o votos. El sentido común se rebela".
El prelado también duda de la legitimidad del Gobierno o de las Cortes. "Es una falacia afirmar que esta ley ha sido aprobada por la mayoría del Parlamento y que este representa a la mayoría de los ciudadanos; o decir que si el Tribunal Constitucional lo dictamina conforme, sería una desobediencia oponerse, y merecería una sanción. La falacia consiste en atribuir a políticos, jueces o ciudadanos un derecho que no tienen. Nadie tiene derecho a legislar que se puede matar a un inocente", afirma el arzobispo.

Comentarios