sábado, 9 de enero de 2010

Violencia de Género

La Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (Belém do Pará, 1994) define la violencia contra la mujer como “cualquier acción o conducta, basada en su género, que cause muerte, daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico a la mujer, tanto en el ámbito público como en el privado”.

Por las consecuencias en lo personal, lo social y lo económico, la violencia contra las mujeres es considerada como violación a los derechos humanos, problema de salud pública y obstáculo para el desarrollo.

VIOLACIÓN A LOS DERECHOS HUMANOS.

La violencia contra las mujeres constituye una violación a los derechos humanos por diversos motivos:

1) Viola directamente los derechos a la vida, la integridad física, la seguridad y la dignidad, de acuerdo con la Declaración Universal de Derechos Humanos (1948) y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (1976);

2) Según la Recomendación Nº 19 del Comité de la Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW, 1979) la violencia constituye discriminación contra las mujeres, y por lo tanto, violación de los derechos humanos;

2) Repercute indirectamente en el goce y el ejercicio de ciertos derechos económicos y sociales, incluyendo el derecho a la salud, la educación y el trabajo.


PROBLEMA DE SALUD PÚBLICA.

La violencia contra las mujeres está considerada también como un problema de salud pública debido a los grandes efectos que tiene en la salud de las mujeres, y a las repercusiones de ello en las economías nacionales. Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS, 2003) los efectos pueden ser mortales, no mortales y de generación de comportamientos de riesgo. Los efectos mortales incluyen homicidios, suicidios, muertes maternas y contagio de VIH-SIDA; los no mortales tienen incidencia en la salud física (lesiones, discapacidad); la salud mental (estrés postraumático, depresión, angustias, fobias, disfunción sexual y baja autoestima), y la salud sexual y reproductiva (embarazos no deseados, enfermedades de trasmisión sexual y abortos de riesgo); y los comportamientos de riesgo implican tabaquismo, abuso de alcohol y drogas e inactividad física

OBSTÁCULO PARA EL DESARROLLO.

La violencia contra las mujeres constituye asimismo un obstáculo para el desarrollo de las comunidades. Ellas tienen un rol fundamental en las economías de los hogares, las regiones y los países; la violencia, al debilitar su salud física y mental, les impide alcanzar todo su potencial, lo cual afecta no solo su propio crecimiento sino el de toda la sociedad.

Fuente: UNIFEM Región Andina
http://www.unifemandina.org/index2.php?id=11

Tomadao de NODO GÉNERO Y POLÍTICAS DE EQUIDAD