sábado, 4 de septiembre de 2010

Escuela Emocional para Padres e Hijos...

En la tradición socrática, una innovadora escuela emocional para padres e hijos

Club Meteoro de Preciada Azancot

Club Meteoro de Preciada Azancot

Se llama Meteoritos y es el proyecto más querido y mimado de la creadora del MAT (www.mat21.net), Preciada Azancot Medina: una escuela para recuperar todo el potencial innato de niños y padres, en este orden preciso, pues los niños conservan más depuradas e intactas las emociones originarias mientras que los padres –puestos en la obligación a veces de someterse a valores sociales no siempre acertados ni justos- las han ido perdiendo o desgastando en el camino.

Y es que el MAT, que se presenta como la ciencia precisa más innovadora en la actualidad para dar cuenta de las leyes que rigen el funcionamiento de lo humano, descubre que nuestras seis emociones auténticas -así como sus seis sentidos asociados- rigen seis estructuras innatas altamente especializadas responsables respectivamente de nuestra seguridad, de nuestro desarrollo, de nuestra cultura y valores, de nuestra capacidad creadora y transformadora, de nuestro sistema de pertenencia y de nuestra plenitud. Y que dichas emociones auténticas innatas son nuestras únicas energía disponibles para hacernos funcionar bien. O pésimamente cuando dichas emociones no son auténticas, es decir, que están desviadas y alimentan estructuras especializadas sí, pero en funciones diferentes y a veces antagónicas. Sería, por ejemplo, como intentar hacer funcionar nuestro ordenador metiendo el enchufe, no en la corriente eléctrica, sino en otra energía muy valiosa, sí, pero especializada en hacer funcionar otro tipo de aparatos, por ejemplo, en un tanque de gasolina, encendiendo una cerilla para su mejor arranque. O pretender hacer funcionar nuestro coche instalándole un molino apto para generar energía eólica. Así, si en vez de pensar en soluciones que nos hacen más desarrollados e inteligentes, evitándonos pérdidas y sufrimientos innecesarios, montamos en cólera destructiva y explosiva que busca culpables y declara la guerra a la menor frustración, estamos sometiendo nuestra estructura al sin-sentido ilustrado por nuestro primer ejemplo. Y si cuando se trata de movernos, de reaccionar, de actuar, de desplazarnos lozana y libremente, pretendemos que el viento nos lleve por donde sople la corriente, estamos actuando como en nuestro segundo ejemplo. Lo peor es cuando pretendemos enseñar ese modo desviado de funcionar a nuestros hijos.

Y el MAT descubre que existe, en todo ser humano, seis estructuras asociadas a seis respectivas y especializadas emociones así como a seis antenas o sentidos que nos permiten captar y emitir estímulos de nuestro entorno. El MAT descubre así la INGENIERÍA EMOCIONAL Y SENSORIAL DEL SER HUMANO para su perfecto funcionamiento.

¿Enseñar ingeniería emocional y sensorial a niños de entre 7 y 11 años? Sí, y a través de juegos y comunicación lúdica e inteligente con sus pares, niños como ellos. Y lo entienden a la primera y se entusiasman en ponerse a funcionar adecuadamente y en ser los pequeños maestros de sus padres quienes, al mismo tiempo que sus niños estudian su potencial maravilloso y aprenden a gestionarlo, estudian en la misma casa y un piso más arriba, su propio potencial emocional para recuperar su potencia perdida y ofrecer más y mejor amor a sus hijos, protegiendo y alentando sus emociones más valiosas e innatas. Además, tras el curso de seis sesiones, cada padre tendrá un diagnóstico preciso de las competencias talentos y vocaciones diferenciales de sus hijos y una guía de cómo motivarlos y alentarlos.

Una escuela de AMOR en suma. Y el amor se define en el MAT como el “arte de crear y crearse un espacio seguro en el cual cada cual puede llegar a ser lo que nació para ser, en plenitud”. Bettina y Ángeles, vocacionales alumnas de la creadora de Meteoritos y ambas Masters en MAT, se ocupan con ese mismo amor de los niños, mientras que Arancha, Master MAT y Docente MAT, transmite con entusiasmo y alegría, esas maravillosas claves, a los padres. Nunca antes la potencia y la plenitud de las familias habían sido tan accesibles ni tan lúdicamente posibilitadas.


Compartir del Maestro Luis Campo Bayo. Psicologo Español

No hay comentarios: