lunes, 10 de marzo de 2008

Que se escuchen otras voces

Nora, igual un gusto escucharte.
No puedo evitar contestar a tus palabras. Considerando que cualquier conflicto trae oportunidades, pero al mismo tiempo trae amenazas, pienso que tu proposición requiere un análisis mucho mas detenido.
No cabe duda que los conflictos armados obligan a las mujeres a asumir labores o nuevos roles (en términosde participación económica).

Lo vivimos tambien enBolivia con la última guerra los años treintas y además esa guerra posibilitó que se de la revoluciónmas importnate de la historia republicana de Bolivia(1952).

Sin embargo creo que el reto es alcanzar esos logros en contextos de Paz. Creo que es un proceso mas lento, justamente porque es un proceso, pero que puede encaminar mejor a la cohesión social de las sociedades.

Las resoluciones emenadas de la reunión de la semana pasada del grupo de Río, definitavemente son importantes y marcan una suerte de "protocolización"(aunque la palabra no corresponde completamente) de algo que se dice mucho pero no se procedimenta la resolución del conflicto enmarcado en el juego de los derechos (o reglas).

En Bolivia justamente se esta terminando de resquebrajar ese equilibrio de respeto a la norma (que identifica a todos), y se ha entrado al juego de interpretar los derechos establecidos en mencionada norma a conveniencia de unos u otros.

De esta manera me ratifico en la idea de no avanzar apartir de los quiebres violentos (tal vez ingenuamente), pienso mas en avanzar a partir del reconocimiento explícito del pluralismo inclusive como relaciones agónicas o antagónicas pero claramente establecida y con el reconocimiento recíproco.

Sigo pensando en voz alta, :)un saludo, Iván



(tomado de Genero Y Paz Américas, como respuesta a mi interrogacoión?)

Feministas proponemos una perspectiva radical diferente

Carl Degler, el historiador de la Universidad de Stanford ha dicho que es "absolutamente esencial" interpretar el pasado en tèrminos de "seres humanos, no solamente hombres y que ello llevaría a "diferentes conclusiones". "Normalmente" , dice "pensamos en las guerras como interrupciones, pero para las mujeres como grupo, la guerra a menudo abre oportunidades.

Nadie lo sabe claramente pero lo que pasó en la segunda Guerra Mundial con la mujeres en las fábricas tuvo un gran efecto en la entrada de la mujer casada en la fuerza laboral al terminar la guerra.

Y hoy en nuestra época cuando apuntamos al diálogo de Paz, la concertación, la mediación, para evitar la violencia, tendría el mismo impacto?