lunes, 25 de febrero de 2008

Activismo Pro Feminista

ACTIVISMO PRO-FEMINISTA
Autor
Michael Flood

Procedencia
Antropologia, Gênero e Masculinidade.
Cuatro lecciones y muchas tareas fue lo que Michael Flood llevó a casa de las sesiones en Adelaide.



Aprendí lecciones importantes sobre el activismo pro-feminista --lecciones que son importantes para todos los hombres -- en las sesiones de cuatro días en Adelaide (ver abajo). Me sentí desafiado, inspirado y confundido.


Escribo aquí esas lecciones en la esperanza de que motiven una mayor discusión e informen sobre el desarrollo del activismo y las relaciones de los hombres. No todos los asuntos son nuevos para mí, pero los talleres en Adelaide fueron un potente y necesario recordatorio de su importancia.


Alianza/sociedad de género
Primera lección: El trabajo en alianza con las mujeres es una parte fundamental del camino por delante.


El trabajo con las mujeres que asistieron a los talleres deAdelaide me pareció profundamente desafiante y emocionante. Me impactó la extraordinaria combinación de apoyo amoroso y potente desafío que ellas aportaron.



Un amigo me dijo después que las mujeres mostraron que estas dos cosas deben ir juntas -- que eltener una sin la otra no conduce a relaciones personales saludables o a un activismo sano. Entonces, no tiene mucho sentido que los hombres nos desafiemos unos a otros si no nos ofrecemos apoyo como parte integral de ese desafío.


Regresé a Canberra con el deseo de reafirmar y fortalecer mis amistades y alianzas políticas con las mujeres. Tengo relaciones muy especiales con un pequeño número de mujeres y las valoro profundamente.


Me interesa, además, tratar de trabajar más con las mujeres en las cosas que hago -- la revista XY y mi PhD --, talvez usando los modelos de "responsabilidad de sociedad" ("partnership accountability") de los que he escuchado y que he experimentado brevemente. Esto también me provoca alguna ansiedad, pues estoy seguro de que será un reto.



En Adelaide, se me recordó que los hombres tenemos mucho que aprender de las mujeres y que nuestros esfuerzos por lograr cambios sociales solamente se verán beneficiados si trabajamos junto a ellas. Esto nos desafiará a ser más respetuosos y honestos y conducirá a relaciones personales y coaliciones políticas más sólidas.


Muchos de los lectores de XY no son "activistas". Quiero también reconocer que hay miles de hombres afuera del "movimiento de hombres" que tienen relaciones amorosas y respetuosas con mujeres.


La "alianza/sociedad" se aplica no sólo a la política, sino también a las relaciones cotidianas que tenemos con nuestras compañeras de vida, esposas, hermanas, madres y amigas.


Sólo amigos
Segunda lección: La construcción de comunidades progresistas de hombres es otra parte fundamental del camino por delante. Esto significa formar amistades y comunidades que encarnen una cultura alternativa de hombres, y que esto no se haga a expensas de las mujeres o de grupos de hombres en particular (como los homosexuales).


Pienso en mi propio círculo de amigos cercanos; su existencia es esencial para mi bienestar emocional. Aprendí hace años, a raíz de la lenta y turbulenta ruptura de una relación, que el tener y mantener amigos es un salvavidas. Y son mis amigos quienes a menudo me ayudan con las difíciles cuestiones de las emociones, el género y la sexualidad: celos, condones, imagen corporal, seducción, etc.


La presencia de amigos (y amigas) con una visión compartida e informada sobre el feminismo me facilita enormemente el optar por salir de la cultura masculina dominante.



Su presencia me motiva a arriesgarme y desafiar el sexismo y la homofobia, y mantener la confianza y el orgullo en mí mismo en el proceso. Espero haber asimilado la idea de ser "pro-masculino", uno de los tres principios adoptados por XY y por los grupos de Hombres contra el Ataque Sexual. (Ver mi discusión de éstos en XY, Verano 1993 - 1994.)


Un asunto vital aquí es el dominio heterosexual: las formas en que se privilegia a hombres y mujeres heterosexuales a expensas de homosexuales, lesbianas y bisexuales (y otras minorías sexuales). En mi artículo "Camisa de fuerza" (XY, Invierno 1993) describí la homofobia como el dragón a las puertas de una masculinidad alternativa.



Me parece cada vez más obvio que debemos combatir la homofobia si queremos construir una cultura progresista entre los hombres.


Voces profundas
Tercera lección: Debemos estar conscientes de que los hombres hablamos desde posiciones de dominio. Como hombres en una sociedad patriarcal, estamos entrenados para hablar en formas que crean autoridad y verdad, para tomar espacio e ignorar las experiencias y conocimientos de otros grupos.


La solución para los hombres antisexistas no consiste en dejar de hablar (aunque esto es apropiado en algunas situaciones). Por el contrario, debemos estar conscientes de cómo hablamos y cómo escuchamos y esforzarnos por hacer las dos cosas en formas respetuosas y democráticas.

Esto se aplica tanto a nuestras conversaciones casuales con las mujeres como a nuestra producción de teorías.


En Adelaide se me recordó del peligro de que los hombres pro- feministas nos "excepcionalicemos" a nosotros mismos, representándonos como mejores que otros hombres. (Y se me recordó que las mujeres también pueden hacer esto con los hombres.) Un asunto relacionado es que necesitamos tener un fuerte sentido de política antisexista también para nosotros mismos.



Los hombres pro-feministas a veces definen personalmente su política como algo "para mujeres"; por ejemplo, como si ésta sólo se derivara de una preocupación por las mujeres que sufren la violencia de los hombres.



Esta preocupación es grande y, de hecho, los hombres debemos asumir la responsabilidad de erradicar la violencia masculina.



Pero también es importante un sentido de política definido en términos de nuestras propias vidas y necesidades. Bob Pease me hizo notar que también tendremos que reconstruir las "necesidades de los hombres".
Somos humanos: cometemos errores.


Cuarta lección: No debemos concentrarnos en "hacer bien las cosas". Esto es paralizante y puede llevarnos a colocarnos por encima de otros hombres. Alguien me dijo en Adelaide que "hacer bien las cosas" puede tratarse de tener una identidad basada en ser un "buen hombre" y así tratar de evitar la crítica. De hecho, estamos en una buena posición para aceptar críticas. Al mismo tiempo, el hecho de que no siempre podamos hacer bien las cosas no significa que nos resignemos a siempre hacerlas mal.



Algunas formas de activismo, algunas conductas, son mejores que otras porque son más respetuosas, más empoderizantes, etc.


¿Cómo deberían responder los hombres cuando un grupo de mujeres habla sobre el sexismo? ¿Cómo debería responder la gente blanca cuando la gente de color desafía su racismo?

No tengo muchas respuestas, pero sigo pensando en lo que una mujer aborigen le dijo a un grupo de mujeres blancas en Adelaide: "El hecho de que yo les grite no significa que quiera que se vayan".


Preguntas: respuestas, por favor


Otros 50 asuntos cruciales surgieron en los cuatro días, así que les dejaré con un puñado de preguntas. Son nuestra "tarea", para que sigamos hablando y escribiendo sobre ellas. Espero que algunos de ustedes hagan suyos estos asuntos y los exploren en las páginas de XY.


Hay dos preguntas enormes para mí. En primer lugar, ¿cómo se relaciona el activismo antisexista con el asunto del dolor de los hombres? Más específicamente, ¿cómo reconocemos el dolor de los hombres y respondemos a éste sin someternos a una agenda de derechos de hombres y antifeminista?

Me parece que sólo podremos llegar a muchos hombres y movilizarlos si hablamos de sus vidas y preocupaciones y enfrentamos de esta forma los asuntos difíciles (vienen a mi mente las importantes cuestiones de la paternidad y la custodia infantil).


En segundo lugar, ¿cómo se relaciona el activismo antisexista con el movimiento de hombres? ¿Deberíamos conceptualizar los esfuerzos de los hombres pro-feministas como parte del "movimiento de hombres", o más bien pensar en términos de mujeres y hombres juntos dentro de un movimiento feminista o pro-feminista? (Al hablar del "movimiento de hombres", esto a veces me suena como a juntar al Ku Klux Klan con los grupos que luchan por el derecho a la tierra y llamar a esto un "movimiento de raza".)


Muchas otras preguntas surgieron en las discusiones entre hombres.

¿Cómo equilibramos la acción interpersonal y la acción estructural?

¿Cómo promovemos masculinidades alternativas? ¿Cómo nos acercamos y llegamos a otros hombres?

¿Cuánta tolerancia debemos permitir dentro de los grupos pro-feministas?

¿Qué podemos aprender de los éxitos de los grupos de hombres mitopoéticos, de los grupos pro-derechos masculinos y de liberación masculina?

¿Es nuestro enfoque de "trabajar con hombres" algo parecido a una carrera profesional, o lo es el trabajar contra la injusticia de género?


Ahí les dejo todo. Me entusiasma pensar en mi participación en lo que sólo puedo describir como una política de hombres vibrantes e informados.



Agradezco en particular a Mark Kriewaldt, Cheryl White y Bob Pease por sus comentarios a un borrador previo de este artículo.


Las sesiones en Adelaide
Alrededor de 35 mujeres y hombres asistieron a los dos días de talleres en Adelaide, patrocinados por el Dulwich Centre, uncentro terapéutico independiente, en la primera semana de diciembre del año pasado. Los hombres fueron después a dos días de discusiones al sur de Adelaide y regresaron para una sesión final con las mujeres, quienes habían continuado reuniéndose en este período.


Muchos de los 20 hombres que asistieron eran activistas pro-feministas y estaban involucrados en grupos de Hombres contra el Ataque Sexual en toda Australia.



Las mujeres participantes venían de grupos o redes de terapia, feministas, lésbicos, aborígenes, educativos y de lucha contra la violencia en Adelaide.



Estas sesiones fueron el resultado de una serie de conversaciones, durante los últimos tres años, entre media docena de mujeres y hombres sobre el género, el activismo de hombres pro-feministas, el trabajo en alianza/sociedad y otros asuntos relacionados.


¿Qué es "responsabilidad asumida"?


Los procesos de responsabilidad asumida son una forma de responder a las diferencias de poder entre grupos de personas -- blancas y negras, hombres y mujeres, heterosexuales y homosexuales, etc.


La responsabilidad asumida es una herramienta para enfrentar la injusticia, desde la perspectiva de que el mejor conocimiento de una injusticia viene de las personas que la han experimentado.



Los procesos de responsabilidad asumida están diseñados de manera que los grupos que han sido marginados y oprimidos tengan la oportunidad de hacer escuchar sus voces.


Las estructuras de responsabilidad asumida pueden involucrar una variedad de procesos y arreglos dentro de un grupo. En un modelo, los/as integrantes del grupo oprimido se reúnen y, cuando es oportuno, se reúnen con miembros del grupo dominante, quienes escuchan sus preocupaciones y responden.


Chris McLean describe el impacto de los procesos de responsabilidad asumida de la siguiente forma: "Laresponsabilidad asumida es esencialmente un proceso ético.



Reúne a grupos de personas desiguales que hablan desde la posición de la desigualdad de poder y tienen experiencias divergentes.





Facilita la apertura del diálogo donde éste frecuentemente ha sido imposible, y estimula la construcción de la confianza donde ésta a menudo ha sido violada.



Se reconoce la naturaleza colectiva de la discriminación en nuestra sociedad, y a los/as integrantes del grupo dominante se les desafía a encararla colectivamente en lugar de individualmente.



Más importante aún, la responsabilidad asumida permite que los grupos marginados hagan escuchar sus voces, frecuentemente silenciadas o ignoradas.



Este no es un proceso fácil e involucra considerables niveles de vulnerabilidad y confianza de ambos lados".




Los/as terapeutas y activistas en Adelaide están explorando el uso de la "responsabilidad de sociedad", como también lo están haciendo algunos grupos de Hombres contra el Ataque Sexual.




Lo anterior está basado en una discusión de ideas y procesos de responsabilidad asumida, examinados más detalladamente en una edición especial del boletín del Dulwich Centre (ver literatura recomendada).




Literatura recomendada
"Accountability: New directions for working in partnership",Dulwich Centre, Boletines Nos. 2 y 3, 1994.
The Partnership Way: New Tools for Living and Learning, RianeEisler and David Loye. San Francisco, Harper, 1990.
Para mayor información:Dulwich Centre PublicationsHutt Street P.O. Box 7192Adelaide, SA 5000, AustraliaTel. [08] 223 3966 - Fax [08] 232 4441
Copyright 1995. Revista XY: men, sex, politics, 5(1), Otoño 1995. XY,
PO Box 26, Ainslie ACT, 2602, AUSTRALIA. Reimpreso con autorización.
Título original: Activism 101.



Tomado de mail de J. B. O . 25 II 08

No hay comentarios: